125  CUENTOS  DE  HADAS  DE  LOS  HERMANOS  GRIMM  EN  ESPAÑOL
Violencia y crueldad originales han quedado eliminadas o disminuidas al mínimo posible. Aptos para todo público.

Esopo
393   Fábulas

Índice Numérico
Índice Alfabético

Jacob Grimm

Coleccionados por 
Jacob y Whilhelm Grimm

Wilhelm Grimm

Anterior Siguiente
 
   

CUENTOS DE GRIMM 



105-El viejo
RinkRank    

Había una vez un Rey que tenía una hija, y él ordenó que una montaña de cristal fuera hecha, y dijo que quienquiera pudiera cruzar al otro lado de ella sin caerse  podría tener a su hija por esposa. Había entonces un joven quién amaba a la hija del Rey, y preguntó al Rey si podría intentar el tenerla por esposa. 

-"Sí', dijo el Rey; "si usted puede cruzar la montaña sin caer, usted la tendrá."-

 Y la princesa dijo que ella lo acompañaría, y lo sostendría si él estuviera a punto de caerse.

Entonces ellos fueron juntos a empezar la travesía, y cuando estaban a la mitad del camino, la princesa resbaló y cayó, y la montaña de cristal se abrió y la encerró en su interior inmediatamente, y su prometido no podía ver hacia donde ella había caído, pues la montaña se había cerrado muy rápidamente. Entonces él lloró y se lamentó mucho, y el Rey, quien también se sentía desconsolado, pensaba que bien podría abrir la montaña donde ella se había perdido, y así sería capaz de sacarla otra vez, pero ellos no pudieran encontrar el lugar donde ella se había caído.

Mientras tanto la hija del Rey había caído profundamente abajo en la tierra en una gran cueva. Un viejo con una barba gris muy larga vino para encontrarla, y le dijo que si ella fuera su criada e hiciera todo que él pedía, ella podría vivir, si no él la mataría. Entonces ella hizo todo que él pedía. Por las mañanas él sacaba una escalera que tenía oculta, y la colocaba contra la montaña y subía a la cumbre por medio de ella, y luego guardaba de nuevo la escalera. La princesa tuvo que cocinarle su comida, hacerle su cama, y hacerle todo su trabajo, y cuando él regresaba a casa otra vez, siempre traía un montón de oro y plata.

Cuando ella ya había vivido con él durante muchos días, y se había hecho más madura, él la llamó Madre Mansrot, y ella tuvo que llamarlo a él Viejo RinkRank. Entonces un día, cuando él había salido, y ella le había hecho su cama y había lavado sus platos, cerró las puertas y ventanas rápidamente, y había una muy pequeña ventana por la cual la luz entraba, la cual ella dejó abierta. Cuando Viejo RinkRank vino a casa, él llamó a la puerta, y gritó, 

-"Madre Mansrot, ábreme la puerta"-

-"No,"- dijo ella, -"Viejo RinkRank, no te abriré la puerta."-

Entonces él dijo,

-"Aquí estoy de pie, yo, pobre RinkRank,
Con mis muchos largos años,
Con mi cansado pie agotado,
Lava mis platos, Madre Mansrot."-

-"He lavado ya tus platos."- dijo ella. 

Entonces otra vez él dijo,

-"Aquí estoy de pie, yo, pobre RinkRank,
Con mis muchos largos años,
Con mi cansado pie agotado,
Alista mi cama, Madre Mansrot."-

-"He alistado tu cama ya."- dijo ella. 

Entonces otra vez él dijo,

-"Aquí estoy de pie, yo, pobre RinkRank,
Con mis muchos largos años,
Con mi cansado pie agotado,
Abre la puerta, Madre Mansrot."-

-"No," dijo ella, "Viejo RinkRank, no te abriré la puerta."-

Entonces él corrió en todo alrededor de su casa, y vio que la pequeña ventana estaba abierta, y pensó, 

-"Miraré adentro y veré lo que ella está haciendo, y sabré por qué no me quiere abrir  la puerta."-

Él trató de mirar a hurtadillas, pero no podía pasar su cabeza debido a su barba larga. Entonces primero pasó su barba por la ventana abierta, pero tan pronto como la metió adentro, la Madre Mansrot se acercó y cerró la ventana con una cuerda que ella le había atado, y su barba quedó prensada rápidamente allí. Entonces él comenzó a gritar muy lastimosamente, ya que esto le hizo mucho daño a él, y le suplicaba que lo soltara otra vez. Pero ella dijo que no, si antes no le daba la escalera con la que él subía la montaña.

Entonces, quisiera o no, él tuvo que decirle donde estaba la escalera. Y ella sujetó una cinta muy larga a la ventana, y luego colocó la escalera, y subió la montaña, y cuando ya estaba en lo alto le abrió la ventana. Ella fue donde su padre, y le dijo todo lo que le había pasado. El Rey se alegró enormemente, y su  prometido estaba todavía allí. Luego fueron y cavaron en toda la montaña, y encontraron al Viejo RinkRank dentro de ella con todo su oro y plata. Entonces el Rey mandó a juzgar al Viejo RinkRank, y le decomisó todo su oro y plata. La princesa se casó con su prometido, y vivió en adelante felizmente en gran magnificencia y alegría.

Enseñanza:

Con astucia y debida preparación, siempre se puede derrotar al mal. 

 

 
 


 

  

 

 

 

Política de Privacidad

Clip Art Designs by Graphics Factory